Arimidex Pastillas

¿Para qué se usa Arimidex Pastillas?

Arimidex es un inhibidor de la aromatasa no esteroideo. Este medicamento se usa en casos de cáncer de mama, con pacientes que han perdido el período.

Su principio activo reduce la producción de estrógenos. Y la falta de estos puede detener o ralentizar el crecimiento de algunos tipos de cáncer de mama.

Sólo es posible adquirirlo con receta médica. A la hora de tomarlo, las pacientes deben seguir las recomendaciones dadas por su doctor. Y en caso de tener cualquier duda, deben consultarla con él.

¿Cuándo NO deberías tomar Arimidex?

– Si estás embarazada o intentándolo
– Si eres alérgica al anastrozol, los anti-estrógenos o cualquiera de los ingredientes listados en el prospecto
– Si estás dando de mamar
– Si aún tienes el período
– Si eres un hombre o un niño

Arimidex Pastillas: ¿cómo se administra?

La dosis habitual es de una al día. Trágala entera, ayudándote de un sorbo de agua. Es recomendable tomarlo todos los días a la misma hora.

Sigue cualquier otra indicación o recomendación de tu médico cuando tomes Arimidex.

¿Cómo proceder en caso de sobredosis?

Acude al hospital o centro médico más cercano y explícales que has consumido demasiado Arimidex. Indícales la cantidad que te has administrado, si lo recuerdas.

¿Qué hacer si te olvidas de tomarlo?

Si aún faltan 12 horas o más para la siguiente dosis ingiere la cantidad que te corresponda. Si faltan menos de 12 horas, sáltatela.

En ningún caso dobles la cantidad en la próxima toma para recuperar la perdida.

¿Durante cuánto tiempo debes tomar Arimidex?

Tu doctor te dará indicaciones específicas con respecto a la duración del tratamiento.

Precauciones a seguir mientras estés tomando Arimidex

– Di que estás tomando Arimidex a cualquier médico que te atienda, especialmente si va a prescribirte otras medicinas
– No des Arimidex a nadie, aunque tenga la misma dolencia que tú
– No dejes de tomar Arimidex, a menos que te lo haya indicado tu médico

Efectos secundarios

– Algunos pacientes pueden sufrir somnolencia
– Pueden producirse cambios en la sangre, la orina o las funciones del hígado
– Los más severos pueden incluir dificultad respiratoria, hinchazón en distintas partes del cuerpo, urticaria o dolor en la zona del hígado